0

EL AJO

El ajo destruye 14 bacterias y combate mas de 20 enfermedades, por eso hoy remedios simples te enseñaremos para

lo que sirve y como usarlo.

El ajo es unos de los productos naturales que más son utilizados para los remedios medicinales. Conocido desde la

antigüedad y presente en casi todas las culturas, se alza como algo más que un condimento en la cocina de todo el

mundo.

EN ESTE VIDEO TE ENSENAMOS  COMO UTILIZARLO.

Los compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes le dieron fama desde épocas muy remotas como tratamiento

para tratar decenas de enfermedades.

Algunos beneficios del el ajo.

• El ajo mejora la circulación de la sangre.

• El ajo, un buen antibiótico natural.

•Elimima bacterias en los intestinos.

• El ajo es bueno para el hígado.
• Es un buen descongestionante.

• El ajo cuida de nuestra piel.

• Reduce los niveles de colesterol.

• Cuida de nuestros aparato digestivo.

El ajo, se usa para aliviar toda clase de problemas de salud, debido a su alto contenido en compuestos

organosulfurados . El principal componente activo es aliína (S-alilo-cisteïnasulfòxid), un importante antioxidante

cadio- y neuroprotector. Contribuye a bajar los niveles de glucosa, insulina, triglicéridos y ácido úrico en la sangre,

ayuda contra la resistencia a la insulina y reduce los niveles de citoquina .

Los principales efectos positivos, probados por estudios clínicos, son la prevención del deterioro del aparato

circulatorio y la pérdida de apetito.

Según un estudio realizado con niños en 2007, demostró que los fármacos a base de ajo, contienen cierta eficacia

contra infecciones de las vías respiratorias superiores, en la reducción del dolor en otitis infecciosa.

Sin pruebas experimentales o clínicas, en la medicina popular se ha utilizado como afrodisíaco, como una panacea

contra bronquitis , aerofagia, dispepsias, espasmos abdominales, amenorrea y diabetes.

También se ha utilizado para el tratamiento de callos, verrugas , otitis, artritis, artralgias, neuralgias o ciática.

Los egipcios ya lo utilizaban como un remedio para los dolores y los griegos hacían comer un ajo crudo a los atletas

antes de cada competición, estos los consideraban como una fuente de fortaleza física. También, se utilizó contra la

peste, y durante las dos guerras mundiales, para el tratamiento de heridas, del cólera o del tifus.